Default Browser, 2015

Volviendo a Colombia después de siete años en Estados Unidos, es difícil no maravillarse con el ímpetu con el que una sociedad que parece estar estancada para siempre en la “vía al desarrollo” adopta los códigos sociales y estéticos del millenialismo global. Es como si estas manifestaciones de comportamiento se volvieran casi que autóctonas, en el nivel en el que el ser dígital global se representa en el ser físico local: Una pareja posando dedicadamente para una selfie tomada con un dispositivo móvil de baja categoría en la plaza de Villa de Leyva, Boyacá, aplicaciones como Tinder e Instagram haciendo uso de graffiteros locales para elaborar murales promocionales en Bogotá y Medellín, poblaciones de edad pre-internet en locaciones semi-rurales experimentando con redes sociales y edición de imagen digital en pro de encontrar afecto, popularidad y relevancia en un nuevo mundo que ahora cabe en sus bolsillos. En un país que en los últimos 10 años parecía haber manufacturado una nueva identidad nacional, orgullosa y estereotipada, resulta paradójico encontrar un afán de integración global tan masivo e intenso. Con el fin de penetrar los sistemas sociales contemporáneos, el lenguaje local (y sus manifestaciones) ha cambiado aceleradamente y ha generado una nueva estética que si bien encapsula al llamado “post-desarollo,” pareciera que lo aleja de sus definiciones hegemónicas.

Mi posición, entonces (de turista en mi propio país y de retratista por obligación), en este momento se convierte en la de mirón y fisgón. Troll de internet, troll en la vida real. Desde el twitter de mi tía (miembro activo en las redes sociales del Centro Democrático en Pereira), hasta mi Tinder, mi Instagram y mis vecinos del frente se han vuelto casos de estudio en estos últimos meses. De esto han salido formas que se solidifican y otras que no. Acá van:

A Bird Without A Song, 2014
Un video en donde se animan fotos de perfiles de Tinder, modulando el clásico de Prince en la voz de Sinead O'Connor.


No Matter, 2015
Serie de fotografías de gente produciendo selfies. En estas, el dispositivo móvil es removido digitalmente y reemplazado por un foco de luz.


Postcard, 2015. Video Loops.
Resultados de acumular cientos de fotos en Tinder y encontrar ciertos clichés fotografícos que prevalecen en la mayoría de los perfiles femeninos: El salto al frente de un desolado paisaje, la torre Eiffel a la espalda, la prueba de apoyo al equipo de fútbol nacional, la figura sumergida en el mar (o piscina) azul. Este es una sección de 0:37 minutos de el loop total de 1:37 min.

Stills de los loops de video.

Montaje sugerido. Smartphones de bajo costo.